Advierte IMSS que disminución de ejercicio físico puede provocar estreñimiento y abuso de laxantes

Advierte IMSS que disminución de ejercicio físico puede provocar estreñimiento y abuso de laxantes

  • Los laxantes son medicamentos que producen un aumento del ritmo intestinal y con ello una mayor frecuencia de las evacuaciones

Reynosa, Tam.- Derivado del confinamiento por la emergencia sanitaria por COVID-19, que ha provocado que las personas disminuyan la práctica de ejercicio físico, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tamaulipas advierte que esto puede traer como consecuencia síntomas de estreñimiento y con ello recurrir al uso prolongado de laxantes, sin prescripción médica.

El director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 40 en Reynosa, doctor Francisco Emanuel Díaz Cisneros, informó que la respuesta del organismo a la falta de consumo de fibra, la falta de actividad física o a la ingesta excesiva de otros productos, es el estreñimiento.

Explicó que de manera regular, para atender este síntoma se recurre rápidamente a los laxantes, que son medicamentos que producen un aumento del ritmo intestinal y con ello una mayor frecuencia de las evacuaciones.

El problema, dijo, es que pueden causar dependencia y cuando se utiliza constantemente, a largo plazo, dejan de surtir efecto y hacen que el intestino se vuelva flojo.

Añadió que tomar laxantes tiene varios inconvenientes, pues llegan a provocar diarrea o movimientos intestinales bruscos que resultan muy molestos y dolorosos, además de que el abuso de los mismos produce paradójicamente, estreñimiento.

En este sentido, advirtió que el uso habitual de cualquier laxante puede conducir a un estreñimiento crónico, ya que éstos llegan a dañar de forma irreversible las terminaciones nerviosas del intestino grueso, alterando el funcionamiento del colon.

Derivado de lo anterior, recomendó combatir el estreñimiento de manera natural y segura con una dieta adecuada, con ayuda de alimentos como los cereales integrales, verduras y legumbres, frutas frescas, frutos secos, beber abundante agua a lo largo del día, además de evitar las harinas refinadas, pastas, leche y sus derivados, arroz y chocolate.

También sugirió masticar bien los alimentos, hacer ejercicio físico diario en forma moderada y no retrasar nunca la necesidad de defecar.

Finalmente, enfatizó la importancia de no utilizar ningún laxante, sin antes haber consultado con su médico familiar, y no tomar laxantes con la intención de adelgazar, ya que su abuso puede provocar que un problema que se puede aliviar de manera sencilla, se haga crónico y genere mayores consecuencias para la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: