AL VUELO/ Sketch 

AL VUELO/ Sketch 

Por Pegaso

Se escucha una música gótica y aparece el Longe Moco en un escenario tenebroso, emitiendo una chillante risa: 

LONGE MOCO: ¡Qué tal! Yo soy el Longe Moco (hurgándose la nariz con la uña del dedo índice y arrojando hacia la cámara una sustancia verde y viscosa que dibuja su nombre). 

LONGE MOCO: Les voy a contar una historia horrible… horribleeee! Trata del partido político que quiso hacer la esposa de Felipe Calderón, pero a final de cuentas le dieron… a final de cuentas le dieron… 

LA GÁRGOLA: Le dieron para atrás. Le dieron para atrás en el registro y el INE no lo aprobó. 

LONGE MOCO: ¡Nooooo! Le dieron para sus aguas porque López Obrador estaba bien enmuinado. Como cuando mi tía Tencha me agarró jalando la reata… de la campana de la iglesia. Es que era muy estricta mi tía Tencha y pues quería que me pusiera guantes, porque se me iban a quedar pegados los pelos. ¡Fue horribleeeee, horribleeee! 

LA GÁRGOLA: Pero nos ibas a contar la historia del partido de Calderón. 

LONGE MOCO: ¡Ahhhh, sí! Nadie sabe, nadie supo la terrible historia detrás del Partido México Libre. Al ver el negociazo que es tener un partido político, los esposos Calderón decidieron que era buena idea ofrecer a los mexicanos una nueva opción política y se dedicaron a recabar firmas.  

LA GÁRGOLA: ¿Y luego qué sucedió? 

LONGE MOCO: Ya cuando Margarita Zavala y Calderón estaban celebrando porque habían cumplido con los requisitos, el INE les dijo que siempre no. Eso los hizo hacer el berrinche de su vida. Y entonces vino un agarrón con López Obrador que para qué les cuento. Fue entonces cuando López Obrador subió a las redes sociales un video donde decía que era la justicia divina la que les negó el registro de su partido. Y como a Juan Charrasqueado, todos los fifís y neoliberales se le echaron… se le echaron… 

LA GÁRGOLA: Se le echaron de a montón. Los fifís y liberales se le echaron de a montón. 

LONGE MOCO: ¡Nooooo! Se le echaron en Facebook y Twitter el Jefe Diego, López Dóriga, Brozo y Loret de Mola. ¡Fue horribleeee, horribleeeee! Y así termina la historia de hoy. Nadie sabe, nadie supo…. (Se aleja el Longe Moco, mientras suena la melodía gótica y la cámara se aleja del escenario).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: