AL VUELO/ Inocente 

AL VUELO/ Inocente 

Por Pegaso

Yo, Pegaso, en pleno uso de mis facultades físicas y mentales, niego tajantemente las imputaciones que me hacen los estrategas de la campaña de El Trompas, quienes dicen, aseguran y afirman que mis certeros comentarios y sesudas deliberaciones fueron vitales para la caída del sátrapa.

Sé, bien que sé, que en los altos círculos de Gringolandia me echan la culpa de la debacle política.

Pero no fui yo. Fueron millones de gringos que se dieron cuenta del cadillo en las nalgas que era el tal Trompas, así como los mexican curious que viven y trabajan en ese país, además de negros, chinos, musulmanes, hindúes, bosquimanos, hotentotes, zulúes y otras etnias que se sintieron menospreciadas y vilipendiadas por el dictadorzuelo, aprendiz de nazi.

La caída del misógino, racista y feo sujeto, que lo único bueno que tiene es toda la lana que ha ganado explotando a las mises y a los braceros era cuestión de tiempo.

Por muy locos que estén los güeros, tenían forzosamente que darse cuenta del zonzo ladeado que tenían como gobernante, o que técnicamente aún tienen, porque será hasta el mes de enero cuando se vaya a echar pulgas a otra parte.

Documentos de inteligencia manejados por el Servicio Secreto y compartidos con otras agencias como los US Marshalls, la Guardia Nacional, la CÍA, la DEA, el M16, la KGB y el HEB, pretenden responsabilizar de la derrota de El Trompas a esta inocente y cándida columna que durante toda la campaña no hizo más que orientar a los ciudadanos de Gringolandia para que votaran por el menos pior.

Incluso en el Kremlin es lectura obligada esta columna, y la inteligencia china la ha tomado también como punto de referencia en sus investigaciones.

No fue nada del otro mundo, si me lo preguntan.

Basta con analizar a fondo cada frase, cada expresión y cada gesto que hizo El Trompas en público.

Recuerdo, por ejemplo, cómo en los eventos que se transmitieron en directo y a nivel nacional, menospreciaba a la pobre de Melania, su correteable cónyuge, revelando con esa actitud una alma tormentosa y miserable.

Ya no quiero hablar más de ese infame personaje. Qué bueno que ya se va con el rabo entre las patas.

Por desgracia, los norteamericanos y parte del mundo lo vamos a tener que seguir soportando en sus chafas reality shows, o como patiño de los luchadores de la WWE, como John Cena, The Undertaker, Brock Lesnar, Randy Orton, Shawn Michaels, Steve Austin, Hulk Hogan o Dave Bautista.

De todas maneras, dejará como herencia maldita el odio racial exacerbado, el surgimiento de cientos de grupos extremistas nazis a lo largo y ancho del territorio gringo y el hecho indiscutible que Gringolandia pasó de ser la primera a ser la tercera potencia mundial, por detrás de China y Rusia.

Los analistas consideran que el gobierno de Jou Baden será radicalmente diferente al de El Trompas, por haber sido candidato del Partido Demócrata.

En lo personal, yo sigo pensando que cualquier cosa es mejor que El Trompas. Pero será la historia la que juzgue el desempeño de cada quien.

He dicho.

Vámonos con el refrán estilo Pegaso: “Y vos, que os considerábais el monarca de la totalidad del orbe”. (Y tú que te creías el rey de todo el mundo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: