Más restricciones en CDMX; ola imparable de infectados

Más restricciones en CDMX; ola imparable de infectados

Ciudad de México. A partir de mañana, 14 calles del Centro Histórico serán cerradas al tránsito vehicular y los negocios considerados no esenciales permanecerán abiertos hasta las 17 horas, ante la alerta por la emergencia sanitaria que se vive en la Ciudad de México.

Al dar a conocer las nuevas medidas restrictivas para contener los contagios, el secretario de Gobierno, Alfonso Suárez del Real, indicó que se trata de un acuerdo entre organizaciones de comerciantes y empresarios con el fin de evitar las aglomeraciones en el primer cuadro capitalino, donde se ha registrado un aforo de hasta 600 personas por minuto y que, a pesar de las advertencias, el número no disminuye.

Detalló que a partir del domingo 20 de diciembre los establecimientos mercantiles comenzarán a alternarse para cerrar ese día y los lunes. Lo mismo ocurrirá con el comercio en la vía pública, que a partir de la próxima semana se retirará a las 16 horas.

Además de fortalecer los filtros sanitarios y la dosificación de ingreso a la zona, que contarán con la presencia de policías para orientar a quienes acudan y supervisar el cumplimiento de las medidas sanitarias, la circulación peatonal en calles definidas del Centro Histórico será de un sólo sentido para el acceso y la salida.

Las vías de ingreso serán por 5 de Mayo, 16 de Septiembre, Donceles, Belisario Domínguez, Justo Sierra, Isabel la Católica, Del Carmen, Loreto, República de Venezuela y de Chile.

Para salir del primer cuadro estarán señaladas Allende, Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Tacuba, Belisario Domínguez, Simón Bolívar, 5 de Febrero, José María Pino Suárez, Corregidora, Mesones, Leona Vicario, Moneda, Soledad, San Antonio Abad, República de Guatemala y de Argentina, de Correo Mayor a República de Venezuela.

Las calles que serán cerradas a los automóviles son: Meave, Vizcaínas, José María Izazaga (de 20 de Noviembre a Circunvalación), Anillo de Circunvalación (de San Pablo a Lecumberri), Emiliano Zapata, Santo Tomás, Ramón Corona, Roldán, Misioneros, Jesús María, Topacio, Las Cruces, así como República de El Salvador y de Uruguay.

En doble sentido estarán 20 de Noviembre y Belisario Domínguez, y se mantendrá la circulación normal en República de Cuba, de Brasil, San Jerónimo, Callejón del 57 y Academia (entre Soledad y Corregidora).

Medidas en toda la ciudad

En las colonias de atención prioritaria, los negocios no esenciales también deberán cerrar a las 17 horas, mientras en mercados y tianguis de toda la capital los puestos de comida sólo podrán vender alimentos para llevar.

Por la tarde, la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) pidió a las autoridades capitalinas reconsiderar el cierre y los cambios propuestos, pues estas medidas impactarán a los comercios formales, que no son la principal fuente de contagios de coronavirus.

La frase recurrente que escuchan las personas con síntomas de Covid-19 que llegan a hospitales de la Ciudad de México es “ya no tenemos lugar”. Sin embargo, tras ser valoradas y según la gravedad que presenten, los médicos aún pueden determinar si son ingresadas para recibir atención o canalizadas a la unidad temporal que se instaló en el Centro CitiBanamex.

Ayer, en la sala de espera que se instaló en las puertas del Hospital General Doctor Enrique Cabrera, sobre la avenida 5 de Mayo, en la alcaldía Álvaro Obregón, los pacientes y sus familias esperaban atención e informes. Entre ellos, dos mujeres que tras conocer que estaban contagiadas aguardaban su trasladado en ambulancia a la unidad temporal.

Laura convivió con su hijo y su esposo que padecieron la enfermedad, pero decidieron resistir en su hogar los síntomas y ella se contagió. Arturo platicó que tuvo un dolor intenso de cuerpo y afectación en el sentido del gusto y olfato.

“Como sé que soy joven, deportista y no padezco ninguna enfermedad grave, yo me la llevé leve en mi casa, porque a mí jamás me dio fiebre. Yo sólo empecé con dolores insoportables en la espalda. Había días en que ni me quería parar de la cama; luego tuve lagrimeo de ojos, escurrimiento nasal y perdí el gusto”, contó el hombre de 23 años.

Más tarde enfermó su padre, “pero él no quiso atenderse. Los dos estuvimos en cuarentena sin salir de casa hasta ahora, que enfermó mi mamá y nos valoraron a todos”.

Debido a que su padre y él no recibieron atención oportuna, sus organismos quedaron debilitados y ahora necesitarán estar en rehabilitación para estimular los pulmones; por eso, en el momento que Laura empezó a tener dificultad para respirar decidió atenderse y pese a ser derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social optó por acudir el servicio que brinda el Gobierno de la Ciudad de México.

Mientras, en el Hospital Xoco los enfermeros que están asignados al área Covid señalaron que las camas se agotaron y pese a qué hay respiradores es difícil atender a los pacientes.

Los hijos de Rosalía indicaron que a 24 horas del ingreso de su madre aún no tenían un diagnóstico preciso porque los doctores les dijeron que entró por neumonía; sin embargo, están seguros de que se trata de coronavirus.

El personal de seguridad del nosocomio que permite el ingreso de los enfermos, comentó que ayer por la mañana apenas habían acudido tres personas con síntomas, pero el número empieza a crecer por la tarde y noche: “Ha habido registro de un ingreso de más de 20, muchos más”, afirmó uno de los vigilantes sin atreverse a dar una cifra precisa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: