Colombia elige a Petro, su primer presidente progresista

Colombia elige a Petro, su primer presidente progresista

Bogotá. Colombia eligió ayer al primer presidente progresista de su historia, el senador y ex guerrillero Gustavo Petro, quien se impuso en la segunda vuelta electoral con un discurso de cambio y la promesa de transformar un país dividido y en crisis, dejando atrás el odio e impulsando una política del amor, sin dejar de lado el capitalismo.

Petro, de 62 años, candidato del Pacto Histórico, venció con 50.44 por ciento (11 millones 281 mil dos votos), al millonario independiente Rodolfo Hernández, quien obtuvo 47.34 por ciento (10 millones 580 mil 399 sufragios), según el cómputo oficial. Fue una ventaja de 700 mil 603 votos.

“A partir de hoy, Colombia cambia; un cambio real que nos conduce a algunos de los planteamientos que hemos hecho en estas plazas: la política del amor (…), del entendimiento y el diálogo”, dijo Petro en su discurso de victoria.

Hernández, un outsider sin partido político, de 77 años, reconoció su derrota, lo que aplacó el temor de protestas ante un desenlace ajustado. Durante la tensa jornada, Petro denunció sospechas de fraude.

En el centro de Bogotá, miles de seguidores, la mayoría jóvenes, estallaron de júbilo. “Sí se pudo”. “No más guerra”, fueron las principales consignas de la multitud congregada, que también hacía también la “ola del cambio” en el Coliseo Movistar Arena.

Petro añadió: “estamos escribiendo una historia nueva para Colombia, para América Latina”, y declaró que el cambio que impulsará “no es para vengarnos, no es para construir más odios, no es para profundizar el sectarismo de la sociedad.

Los colombianos necesitamos del amor, entendida la política del amor como la del entendimiento”, explicó, y tendió un ramo de olivo a su rival Rodolfo Hernández y al resto de la clase política, a los que invitó a dialogar. Aseguró que en su gobierno “no vamos a utilizar el poder en función de destruir al oponente. Significa que los perdonamos”, expuso, y subrayó: “de este gobierno nunca habrá persecución política ni jurídica”.

Tras destacar la gran participación de jóvenes y mujeres en la jornada electoral, señaló: “vamos a desarrollar el capitalismo y tener una economía popular que se pueda foralecer a través de la conectividad, de la educación, del crédito barato”, y resaltó que el acuerdo nacional que propone “tiene que ver con reformas que se necesitan, con los derechos fundamentales que no pueden ser letra muerta.

“La paz es que dejemos de matarnos los unos a los otros”, proclamó.

“Celebro porque por fin vamos a tener un cambio, esto es algo que los territorios esperaban… esto demuestra que hay esperanza”, declaró a la Afp Lusimar Asprilla, académica afro de 25 años.

Una Colombia claramente dividida se adentrará en una nueva era política sin un gobierno de los partidos tradicionales, derrotados en la primera vuelta que vio triunfar a Petro.

La ambientalista y feminista Francia Márquez, de 40 años, también fue elegida como primera vicepresidenta afro de Colombia. Minutos antes de que tomara la palabra Petro, ella rindió homenaje a “todos nuestros hermanos y hermanas, líderes sociales que tristemente han sido ultimados, a la juventud que ha sido asesinada y desaparecida, a las mujeres que han sido violentadas, a todos ellos que se que desde algún lugar nos están acompañando (…) Les damos las gracias por haber hecho el camino, por haber sembrado la semilla de la resistencia y la esperanza”.

Petro sucederá, a partir del 7 de agosto, al impopular Iván Duque, quien felicitó a su enconado opositor. Hernández también envió un mensaje al próximo presidente. “Le deseo a Gustavo Petro que sepa dirigir el país, que sea fiel a su discurso contra la corrupción y que no defraude a quienes confiaron en él”, expresó Hernández.

El abanderado del progresista Pacto Histórico conquistó la presidencia con la mayor participación electoral de este siglo: 58 por ciento de los 39 millones habilitados para votar acudieron a las urnas.

En el Congreso, Petro cuenta con una importante bancada, pero sin asegurar mayorías.

El progresismo triunfó tras las masivas protestas de 2019, 2020 y 2021, cuando los jóvenes que exigían más oportunidades de estudio y empleos fueron reprimidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: